Trabajar en verano siempre cuesta más. Nuestro reloj estival nos pide descanso y las jornadas laborales se hacen tan cuesta arriba, como hacia abajo (y sin frenos) va nuestro ánimo cada vez que nuestro yo torturador asoma por redes sociales para ver esas fotos de vacaciones de ensueño. Pero atención, no todo está perdido. Trabajar en verano es de guap@s e incluso puede ser productivo, y por supuesto con licencias al disfrute.


.

1. Positividad: En la vida todo es actitud, y trabajar en verano no iba a ser menos. Debemos afrontar nuestras jornadas laborales con optimismo y buen humor, centrarnos en nuestra tarea y esforzarnos por hacerlo lo mejor posible, que tras la obligación ya se sabe lo que viene…

2. Organízate: Seguramente en tu trabajo el volumen de tareas descienda durante el verano, pero también el número de trabajadores, por eso es importante organizarse bien. Márcate en tu agenda aquellas cosas urgentes y aquellas que pueden esperar, y trata de organizar todo bien para que cuando estés de vacaciones nada te moleste y puedas desconectar al 100%.

3. Buen ambiente: Fundamental adaptar tu espacio de trabajo a las jornadas de verano, adecuar la temperatura y la luz para que te sientas cómodo y a gusto, y si tienes que lidiar con los gustos opuestos de tus compañeros, hazlo de manera que podáis equilibrar ambas partes. Si puedes, una buena técnica para concentrarte y estar más relajado es utilizar recursos olfativos como incienso o acústicos como música o sonidos relajantes como los de la web www.noisli.com. Y si eres freelance o tienes la suerte de poder escoger tu espacio de trabajo, escápate a sitios que te inspiren y te hagan sentir bien en estas fechas.

4. Jornada intensiva: Si puedes escoger, te recomendamos que para trabajar en verano optes por una jornada intensiva. Levántate temprano y márcate una hora para acabar que te permita tener las máximas horas de la tarde libres (o si lo prefieres, empieza a trabajar por la tarde y aprovecha la mañana). La jornada intensiva te ‘obligará’ a concentrar tu tiempo y tu esfuerzo más y mejor; serás más productivo a la vez que disfrutarás de tiempo libre.

5. Retos: Márcate retos y prémiate por cumplirlos, es una fórmula excepcional para alimentar tu motivación, y seguro que caprichos en verano no te faltan para elegir recompensa.

6. Come sano: Un factor importante en nuestro estado de ánimo y en la energía de que disponemos es la alimentación. Para trabajar en verano lo mejor es disfrutar de comidas frescas como ensaladas, frutas, zumos, gazpachos… Y evitar las comidas copiosas que provocan digestiones pesadas y sueño. Otra recomendación esencial en verano es hidratarse.

7. Duerme ocho horas: Todo el año deberíamos dormir ocho horas pero, si estás trabajando en verano con más razón, pues ya hay suficientes ingredientes en el ambiente que nos pueden provocar sueño o cansancio como para añadir falta de sueño a todos ellos. No renuncies a salir cuando te apetezca, pero trata de ser estricto con tus horas de descanso.