El cine es siempre una fuente de inspiración, sobre todo en cuestiones de viaje. La gran pantalla nos regala grandes escenarios, rutas, paisajes, tradiciones y un sinfín de mágicas estampas que nos transportan a destinos lejanos por los que perdernos. Recogemos 5 grandes películas viajeras de 2019 y sus 5 ciudades fetiche para componer la wishlist trotamundos que estabas esperando. 


.

Un asunto de familia – Tokio

Nominada a Mejor Película de habla no inglesa, Un asunto de familia es, como todas las películas de su director Hirokazu Kore-eda, un regocijo de delicias (cajas bento en Nuestra pequeña hermana, noodles en Después de la tormenta opastelitos kaofu y esa primera cena en Un asunto de familia) y una demostración del poder de unión de la comida. En esta belleza de film viajamos a Tokio y parece imposible resistirnos a sus encantos: la ceremonia del té contemporánea en la confitería Higashiya especializada en pastelitos wagashi, al tonkatsu de Tonki, a la pizza de Pizza Studio Tamaki y a los dry martinis de Mori Bar. O a la hora del té en Higashiya, un delirio estético especializado en pastelitos wagashi.

.

¿Podrás perdonarme algún día? – Nueva York

La actriz Melissa McCarthy nos guía por una fascinante ruta de librerías en Nueva York en una de las grandes películas viajeras de 2019, y rinde homenaje a uno de los bares gay más históricos de la ciudad, Juliu’s, donde Lee Israel conoció a su amigo Jack Hock (interpretado por Richard E. Grant). La gran manzana siempre es bien. Recrearnos entre sus calles y acercarnos al Julius’ bar para comer y después pasar la noche en Renaissance New York Chelsea Hotel, en el barrio que siempre es un sí. 

.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad – Arlés

Volvemos a Europa con  Willem Dafoe y su magestuosa interpretación del genio Van Gogh. El actor viajó hasta Arlés para empaparse del entorno y tanto así fue que su papel le valió la nominación al Oscar como Mejor Actor Protagonista. En esta ciudad francesas podrás trasladarte a su época en el hotel L’Arlatan, residencia de artistas comisionado y diseñado por Jorge Pardola y propiedad de Maja Hoffmann, es la equivalencia contemporánea del Atelier du Sud, la comuna de artistas con la que siempre soñó el pintor. Y si viajas en junio, no dejes de visitar el festival de fotografía Les Rencontres d’Arles. Te puede interesar: ‘La Provenza con la ruta del impresionismo de Van Gogh’

.

Cold War – Lodz

Cold War merece ser otra de las películas viajeras de 2019. Esta historia de amor entre la Polonia comunista y el brillante París de la segunda mitad del siglo XX se rodó en Polonia y Croacia, en localizaciones que le permitieron a su director Pawel Pawlikowski a recrear a la perfección cómo era el mundo tras el telón de acero. Entre las ciudades más destacadas del rodaje encontramos Split, París (allí se emplaza el exterior del club en el que canta la protagonista femenina, concretamente en el n5 de la Rue Malebranche) y Lodz. Esta ciudad de Polonia es un gran destino si buscas algo diferente y especial. Te aconsejamos hospedarte en el hotel Andel’s, una antigua fábrica reconvertida en hotel de diseño. Y para comer, Pierogi u Moni elabora como pocos los pierogis, la pasta rellena de moda en todo el mundo. 

.

Elisa y Marcela – A Coruña

Y terminamos nuestro ranking de películas viajeras de 2019 con un film patrio: Elisa y Marcela, la historia del primer matrimonio entre dos mujeres contando por Isabel Coixet. En un viaje a Galicia alguien le habló de estas dos mujeres casadas en 1901 y desde aquel instante supo que debía llevar la historia al cine. Revive por A Coruña esta curiosísima historia de amor, intrigas, líos, mentiras e incluso fiesta, con el tour que desde esta Semana Santa podrás realizar en la ciudad gallega por los quince puntos más señalados del film.