¡Renovarse o morir! Las nuevas formas de viajar nos traen experiencias más intensas e introspectivas. Cada vez viajamos más y buscamos hacerlo de un modo más personal, económico, vivencial y con una mayor conexión con nosotros mismo y con nuestro alrededor. 


.

1. Un voluntariado en el extranjero

Una de las nuevas formas de viajar más interesantes y gratificantes son los voluntariados en el extranjero. La fórmula más habitual es intercambiar tu trabajo en organizaciones y comunidades necesitadas de todo mundo, a cambio de estancia y manutención, y cómo no, una experiencia verdaderamente enriquecedora. Lo mejor en estos casos es ponerse en contacto directamente con las ONG y presentarles tu tiempo, disposición y habilidades. Hay miles de proyectos y organizaciones para elegir. Lo único que te recomendamos es que te informes bien antes de inscribirse en un proyecto de voluntariado, intenta obtener una descripción detallada de sus tareas y lo que se espera que logres durante tu misión en el extranjero.

2. Trabaja en una granja

¿Quieres aprender a hacer queso o vino en Francia? ¿O tal vez para saber cómo recoger piñas en Costa Rica? Puedes con esta novedosa y entusiasmante fórmula de viaje de WWOOF (World Wide Opportunities on Organic Farms). El objetivo de este tipo de viajes es algo similar a los voluntariados, solo que en este caso el objetivo es colaborar en una granja orgánica de cualquier parte del mundo. Un movimiento mundial que une a voluntarios y a agricultores orgánicos, donde los primeros ofrecen su tiempo y trabajo a los anfitriones de WWOOF, que a cambio dan en sus granjas alojamiento, comida y la posibilidad de adquirir nuevas habilidades y aprender sobre estilos de vida sostenibles y orgánicos. El tiempo de trabajo es de entre 4 y 6 horas por día, y el resto del tiempo lo puedes destinar a disfrutar de la naturaleza, los animales y los alimentos orgánicos.

3. Retiros de yoga y meditación

Viajar no es sólo una forma de descubrir otras culturas, sociedades, lugares apasionantes… sino también una forma de conocernos a nosotros mismos. Los viajes nos ayudan a descubrirnos sobre todo aquéllos que nos plantean situaciones nuevas, retos, momentos de desconexión…. Como sucede con los retiros de yoga y meditación. Una de las nuevas formas de viajar más espiritual y de desarrollo personal. Elige el tipo, nivel e intensidad correctos para ti de tal forma que no es demasiado abrumador, y déjate llevar.

4. Enseñar idiomas en el extranjero

Los viajes para aprender un idioma son una fórmula muy habitual y realmente enriquecedora, sin embargo en este caso vamos a hablarte de una forma de viajar diferente en relación con los idiomas: enseñar tu idioma en el extranjero. Y no, este apartado no va dirigido sólo a los profesores. Lo cierto es que enseñar tu idioma en el extranjero, sobre todo tratándose de niveles básicos y potenciando la parte hablada, puede ser una buena moneda de cambio a la hora de viajar: puedes alojarte en casa de una familia a cambio de clases de español, o una buena fuente de ingresos: puedes ofrecer clases de conversación, etc.

5. House sitting

Y llegamos a otro must de las nuevas formas de viajar: house sitting o cómo viajar cuidando casas. El principio básico de esta fórmula es muy sencillo: cuando los dueños de la vivienda se van de vacaciones, te confían a ti el cuidado de su casa y el de sus mascotas (si las tienen), y tu a cambio consigues alojamiento gratis. El house sitting está muy desarrollado en países como Australia y Nueva Zelanda, pero el concepto también comienza a ser popular en países como el nuestro. Si te apetece saber más te recomendamos esta completa guía para principiantes, y si te decides a probar tu primera experiencia, hay diferentes plataformas donde puedes hacerlo como Trusted Housesitters. ¡Creas tu perfil y a viajar!

6. Viajes de película ¿o de serie? 

En la era de la digitalización en la que tenemos a nuestro alcance plataformas por doquier en las que consumir un sinfín de contenido audiovisual, el fervor por películas, sagas, series y de más producciones es creciente. Hoy fans podemos ser todos, ¿o negarás haberte enganchado a alguna serie en el ultimo año? Pues bien, las nuevas formas de viajar no podían dejar de permearse de esta corriente, y aprovechar para convertir las localizaciones míticas de series y películas en viajes experienciales. Dubrovnik (Juego de Tronos), Hampshire (Downtonw Abbey), Birminghan (Peaky Blinders), Londres (Sherlock Holmes o Harry Potter), Dublín (Penny Dreadful)… Y así hasta aburrir. En este tipo de experiencias se persigue la idea de sentirse parte de la serie que vemos cada noche en nuestro salón.

7. Van life

¿Sabías que en los últimos 2 años se ha multiplicado la compra y alquiler de furgonetas camperizadas y de autocaravanas para ir de vacaciones? El fenómeno van life suma adeptos: un modo de viajar basado en hacer de tu furgoneta tu hogar, salir a la carretera dispuesto a vivir todo sobre ruedas allá donde ésta te lleve.

.

En portada: Mochila Dock de Gabol Accessories.