Los hoteles millennial son los hoteles de la generación que marca la tendencia, y cumplen al menos estas 4 características. Así conquistan los hoteles millennial el corazón más exigente, cambiante e informado de hoy.


.

Millennial. Seguramente hayas oído este término alguna, varías o muchas veces. Pero, ¿quiénes son realmente esos millennial y qué buscan? Son la generación que nació entre el 1980 y el 2000, la inconformista, exigente y en constante evolución generación que impone la tendencia y se alimenta de la novedad (hasta que la Generación Z los releve). La juventud de nuestro tiempo. Y que en cuestión de viaje, también tiene mucho que decir: crea moda y exige nuevas fórmulas. Nuevos formatos de viaje, destinos y alojamientos. Y de estos último vamos a hablar. ¿Qué tienen los hoteles millennial? Así se conquista el corazón más exigente, cambiante e informado de hoy.

1. Diferenciación 

La cultura visual del millennial está muy desarrollada. Y en su pasaporte hay varios cuños.  Por eso no, los hoteles millennial no pueden ser una calcomanía unos de otros, ni clásicos, ni excesivamente modernos, ni exentos de personalidad. Lo que los millennial buscan al viajar (y tras haber desestimado opciones tan millennial de hospedaje como airbnb o couchsurfing) son hoteles que sorprendan, emocionen, cautiven con su propia esencia y algo especial. Hoteles del mundo, ¡a por el swipe right de esta generación!

2. Conectividad 

Wifi. Una sola palabra pocas veces ha tenido tanto poder. Con potencia y rapidez, por favor. Un millennial no entiende la vida sin esta poderosa herramienta. Y sus vacaciones son parte de su vida. Y cómo no, ¡enchufes! Los hoteles millennial saben que la vida moderna se carga con la electricidad. Móvil, iPad, portátil, réflex, cargador externo… Un hotel que conquiste a un millennial debe tener enchufes por doquier, que todo eso no funciona con el aire. Y

3.  Sostenibilidad

Vale, andar todo el día conectado a dispositivos electrónicos no es lo más ecológico del mundo, pero ya que eso resulta inevitable en el estilo de vida millennial, hay que compensarlo con otras acciones, y ahí los hoteles tiene mucho que decir. Un servicio de toallas no diario, dispensadores de jabón más grandes y rellenables, materiales reciclados, mantas para ahorrar en calefacción… E importante, ¡productos más naturales! La receta tradicional de un jabón de ducha, una crema hidratante con aceites esenciales, algo de fruta como cortesía, Y en la oferta gastronómica: productos locales a poder ser de cultivo ecológico y respetuoso, lo que deriva en menús más sanos, hechos con ingredientes de verdad.

4. E-X-P-E-R-I-E-N-C-I-A-S

Todos (millennial o no) viajamos para vivir experiencias. Vivimos sobreexpuestos a estímulos de todo tipo, cada vez es más complicado que algo nos sorprenda o nos atrae. Por eso, los viajes buscamos que sean cada vez más experienciales, libres y enriquecedores. Los hoteles millennial lo saben y buscan ser más que un lugar donde dormir, para convertirse en un lugar donde soñar. Que nos enseñe algo nuevo, nos muestre la cultura del lugar, nos ponga en contacto con otras personas… Que suponga en definitiva un antes y un después de la forma en la que vivimos y vemos el mundo.

.