Montpellier lo tiene todo: arte, cultura, historia, gastronomía, diseño y el mar a 11km de su casco antiguo. Esta villa francesa de origen medieval es un destino ideal para disfrutar de un fin de semana o unos días de vacaciones, saboreando el arte en sus calles, sus deliciosos platos del día y su grandísima y variada oferta cultural y comercial. Con un casco medieval llamado Écusson como epicentro de la actividad turística, Montpellier aúna en sí misma tradición y modernidad en perfecta connivencia. Recorre con Gabol y junto a la influencer valenciana, María Tortajada de Destination VLC esta intensa ciudad, que ella conoce bien, con sus mejores recomendaciones para disfrutar de una estancia perfecta. 


 

María Tortajada creó su blog Destination VLC  inevitablemente cuando se unieron su amor por Valencia, su afición por la fotografía y su curiosidad por las redes sociales. Mamá ante todo, organizadora de congresos y eventos desde 2004 y community manager, en su blog intenta siempre mostrarnos Valencia a través de sus ojos, del objetivo de su cámara y de sus experiencias. Ciudadana del mundo y viajera empedernida,  nos acompaña en esta ocasión a descubrir esta ciudad del Sur de Francia. 

 

Cultura – Qué ver 

Montpellier es una ciudad del sur de Francia de origen medieval fundada en el siglo VIII, y conocida en la actualidad por su bello y bien conservado casco antiguo llamado Écusson. Una ciudad de gran atractivo turístico por su belleza, culturalmente activa, viva e inquieta, con una gran oferta gastronómica, comercial y de ocio, y una gran parte de la población universitaria, joven y dinámica. Destacan las conocidas como Zonas Artísticas Temporales, un evento que cada año se organiza en un barrio distinto y en las que artistas de todo tipo salen de sus estudios para trabajar y exponer sus obras en plena calle.

Plaza de la Comedia.

Zona comercial en el casco antiguo de Montpellier.

Parque de Montpellier.

Edificios históricos en la Plaza de la Comedia del centro de Montpellier.

Vistas desde la Plaza de la Comedia hacia la estación de trenes Montpellier Saint-Roch.

Uno de los puntos clave de la ciudad desde donde iniciar un maravilloso recorrido por el centro de Montpellier es la Plaza de la Comedia, donde se ubica el precioso edifico de la Ópera. Al final de la plaza hay un precioso Jardín Du Chant De Mars, desde el que puedes ir paseando hasta el Palacio de Congresos.

Plaza de la Comedia.

Ópera de Montpellier.

Justo al lado de este imponente edificio, está La Maison des Relations Internationales, un palacio que lleva el nombre de Nelson Mandela. A los pies de este palacio conviene destacar un simbólico detalle para los peregrinos del Camino de Santiago, en una de las antiguas puertas de la ciudad. Cuentan que por aquel entonces, aquellos peregrinos que llegaban enfermos debían esperar tras ella hasta estar sanos para cruzar. El camino recorre todo el centro histórico de la ciudad, que está repleto de sus símbolos.

Plaza de Montpellier.

Museo La Panacée.

Cafetería del museo La Panacée.

Siguiendo con el recorrido, merece la pena callejear a pie el centro histórico medieval y llegar hasta el museo La Panacée, un antiguo edificio destinado a Ministerio de Asuntos Sociales y reconvertido hoy en un Centro de Arte Contemporáneo, el cual conserva su antigua estructura con vanguardistas detalles que hacen de este espacio un lugar único y digno de visitar. Allí podrás disfrutar de maravillosas exposiciones, unos relajantes jardines y una moderna cafetería donde tomar un tentempié.

Patio interior de un edificio histórico de Montpellier.

Imprescindible también visitar en el casco antiguo de Montpellier la Catedral de San Pedro, un impresionante monumento de estilo gótico; y junto a ella, la facultad de Medicina, la  facultad todavía operativa en esta disciplina más antigua de Occidente, con su conocidísimo reloj de sol.

Catedral de San Pedro.

Catedral de San Pedro junto a la Universidad de Medicina.

Fachada de la Universidad de Medicina de Montpellier con su conocido reloj de sol.

Catedral de San Pedro.

También, si queremos dar un agradable paseo, no debemos perdernos el barrio de Antigone, una curiosa zona inspirada en la época griega con modernos edificios y espacios verdes junto al río Le Lez.
 .

Barrio de Antigone.

Barrio de Antigone.

Finalmente, no podemos dejar de visitar la zona de los jardines de La Place Royale du Peyrou, a la que se accede tras atravesar el hermoso Arco del Triunfo del siglo XIV que se encuentra al final de Rue Foch.

Arco del Triunfo de Montpellier.

En esa misma zona también se encuentra el Acueducto de Montpellier, donde cada sábado se instala el Marché des Arceaux, un animado mercado de alimentos de productores locales: verduras bio, quesos artesanos, panes rústicos, miel… Sin duda un lugar para perderse el sábado por la mañana y hacerse con algunas delicias de la gastronomía francesa comprando directamente de manos de los productores.

Marché des Arceaux.

Músicos en el Marché des Arceaux.

.

Street Art – Trampantojos 

Otro de los grandes atractivos turísticos de Montpellier es su street art. Acorde a la proliferante expresión artística de la ciudad, las muestra de arte callejero se producen por doquier. Sus populares bicicletas colgadas de las fachadas, citas literarias colgadas por el centro de la ciudad y lo más destacados, sus trampantojos: murales pintados sobre fachadas que simulan ser edificios de la ciudad. Hay dos especialmente conocidos, uno de ellos está situado frente a la Iglesia de Saint Roch, sobre una pared totalmente lisa hay dibujada la simulación de una fachada en la cual además de los detalles del edificio vemos el “reflejo”de esta conocida y céntrica iglesia.

Trampantojo de Montpellier frente a la Iglesia de Saint Roch.

Otro conocido trampantojo está en el Boulevard du Jeu de Paume, estratégicamente ubicado en una esquina que simula ser también un edificio. Una opción interesante para disfrutar del mejor arte callejero de la ciudad recorriendo sus puntos emblemáticos, es unirse al freetour Street Art Tour que ofrece la conocida página web.

Trampantojo de Montpellier.

Poemas por las calles de Montpellier.

Famosas bicicletas por las calles de Montpellier.

.

Tiendas – Dónde comprar 

Montpellier es popular también por sus tiendas. Por la zona del centro de la ciudad puedes pasear y descubrir numerosas y curiosas tiendas de todo tipo. Allí tiene cabida desde lo más tradicional y artesano hasta lo más vanguardista y excéntrico, pasando por lo ecológico, original, etc. Abundan las tiendas artesanas y de novedosos diseñadores, donde encontrarás cosas que no encontrarás en ninguna otra parte.

Tienda Au grenier de Pinocchio.

Interior Au grenier de Pinocchio.

Tienda People’s Rag.

Tienda Barnabé.

Tienda Cubik.

Como recomendación, no te puedes perder Cubik, una tienda que tiene 48 cubos de madera en la pared, donde 48 artistas y artesanos exponen sus productos para vender. La tienda de ropa de mujer People’s Rag es también un imprescindible, junto a Barnabé, una tienda muy chic de moda y complementos ambas en la Rue de l’Argenterie. Recientemente se ha instalado en la ciudad la archiconocida cadena japonesa de ropa Uniqlo, en las antiguas Les Halles Castellanes de la Rue de l’Herberie, una opción que no se encuentra todavía en todas las ciudades europeas y que es todo un éxito comercial.

Tienda Uniqlo.

Finalmente, entre las tiendas más curiosas de la ciudad, muy recomendable la tienda de magia y juguetes Pomme de Reinette et Pomme d’Api, que encontrareis en 33 Rue de l’Aiguillerie, con un ambiente muy especial y estancias mágicas, como una sala que simula ser una nave espacial. Y Au grenier de Pinocchio, una peculiar tienda de juguetes ubicada en 16 Rue du Petit Saint-Jean con piezas de todo el mundo: coches de juguete, trajes de muñecas, juguetes de madera, miniaturas…

Tienda Pomme de Reinette et Pomme d’Api.

Interior tienda Pomme de Reinette et Pomme d’Api.

.

Gastronomía – Dónde comer 

En Montpellier, como en gran parte de Francia, es típico comer en los bistros el plat du jour. Dos sitios perfectos para tomar un rico plato del día por unos 15€ son Le Bouchon Saint Roch, un sitio muy francés, y Vert Tomate, una agradable terraza donde disfrutar de deliciosas ensaladas frescas al aire libre. Y muchas opciones más, Montpellier tiene una gran oferta gastronómica en sus céntricas calles con locales de todo tipo: creperías, hamburgueserías, etc.

Fachada de Le Bouchon Saint Roch.

Terraza Le Bouchon Saint Roch.

Terraza Le Bouchon Saint Roch.

Terraza Le Bouchon Saint Roch.

Interior Le Bouchon Saint Roch.

Y si buscas una opción algo más sofisticada para una ocasión especial, os recomendamos en pleno centro, en la Rue Saint-Guilhem el restaurante Le Verre à Soi Montpellier un local moderno y de moda, donde sirven cervezas y vinos artesanales producidos en la región. Su ambiente es confortable, con espacios que invitan a disfrutar, y muy chic; además su propuesta es muy original puesto que su sistema para consumir la bebida consiste en comprar tarjetas recargables, con las que rellenas tu bebida en sus modernos dispensadores.

Le Verre à Soi Montpellier.

.

 Zona de fiesta – Dónde salir 

Alrededor de Le Carré Sainte-Anne, una iglesia del Siglo XIX reconvertida en centro cultural, hay muchos bares, coctelerias y restaurantes para poder salir a cenar y a tomar una copa.

.

Transporte – Cómo moverse 

Viajar a Montpellier desde Valencia es una opción perfecta para un fin de semana largo, un puente o unos pocos días de fiesta, pues el trayecto en coche es de unas 7 horas y las carreteras son fantásticas. Una vez en Montpellier, las mejores opciones para moverse por la ciudad son: el tranvía, todo un icono de la ciudad; la bicicleta y las visitas a pie.

Tranvía de Montpellier.

Estación de trenes Montpellier Saint-Roch.

.