Porque sabemos que volar no siempre es la mejor parte de los viajes, pero sí parte imprescindible de muchos de ellos -sobre todo de esos ansiados paraísos lejanos-, aquí te traemos 8 buenos consejos para vuelos largos que harán de tus trayectos en avión de más de 4 horas, una experiencia mucho más placentera. 


.

1. Reserva un buen asiento

Uno de los principales consejos para vuelos largos es elegir con antelación tu asiento ideal. Y decimos ‘tu asiento’ porque respecto al asiento perfecto hay toda una ciencia, incluso páginas web dedicadas al estudio del mejor asiento según el tipo de avión como Seat Guru o Best Plane Seat. Por eso, quizá al final lo mejor sea fijarte en tus necesidades y preferencias, y tratar de buscar el asiento que mejor se adapte a ellas.

2. Equipaje de mano: lo justo y necesario 

Otra de las claves para disfrutar de un vuelo largo es estar relajado, ¿y qué puede contribuir a rebajar tu estrés antes , durante y después de tu viejo? Un equipaje de mano ligero. Escoge una buena maleta de manoy lleva contigo lo esencial, aquello que vayas a necesitar durante el vuelo y lo justo para sobrevivir unos días en tu destino final por si extraviaran tu maleta facturada. y así poder ir más tranquilo al subir al avión. Y no olvides llevar una pequeña mochila o bolso de viaje a parte donde lleves lo indispensable para el vuelo, de tal forma que no tengas que estar abriendo y cerrando tu maleta de mano cada vez.

3. Ponte ropa cómoda 

Otro de los mejores consejos para vuelos largos que podemos darte es que uses ropa cómoda. Utiliza prendas holgadas y de tejidos agradables. A ser posible, lleva varias capas, pues el aire acondicionado de los vuelos suele estar alto. Si puedes llevar alguna prensa de abrigo extra, mejor.  Selecciona un calzado adecuado, cómodo y que no te apriete, y si te apetece durante el vuelo ¡descálzate! Con unos buenos calcetines, será la mejor forma de sentirte cómodo y calentito. Y si los pies se te hinchan, es recomendable calzarse de nuevo.

4. Manta y almohada propia 

Parece un capricho de estrella pero lo cierto es que llevar tu mantra y/o almohada puede cambiar tu experiencia de vuelo por completo. Te harán sentir como en casa y te ayudarán a conciliar el sueño. Si lo necesitas, también puedes llevar un antifaz y unos tapones, así como es recomendable también llevar algunos productos de higiene personal como cepillo de dientes y pasta dentífrica, o crema hidratante y bálsamo labial, ya que la piel tiende a deshidratarse durante los vuelos.

5. Entretenimiento a bordo

Otro de los consejos para vuelos largos clave es ¡disfrutar de tu tiempo durante el viaje! La mayoría de los aviones que cubren largas distancias disponen de recursos para tu entretenimiento, como pantalla de televisión propia con multitud de contenido disponible. Sin embargo, nunca está de más llevar tus propios entretenimientos como libros, música, portátil, etc.

6. ¡Disfruta de la comida!

Otra de las cosas más interesantes que se pueden hacer durante un vuelo de larga distancia es comer. Escoge el menú que más te apetezca y saboréalo con todo lujo de detalles, ¡lo disfrutarás más y el tiempo pasará más rápido! Y si puedes, es recomendable que tomes también algunos snacks como galletas o frutos secos para matar el apetito entre horas.

7. Hidratación máxima

La hidratación en un vuelo es fundamental. Como decíamos antes, es conveniente hidratar la piel, pero no olvidemos que lo fundamental es hidratarnos bien por dentro. Es una de las claves para salvarse del futuro jet lag y disfrutar de un vuelo agradable. Las cabinas de avión suelen ser lugares muy secos y las probabilidades de deshidratarse son muy elevadas. Por ello, lo mejor es que bebas mucha agua de forma lenta y regular, y evites el té, el café y el alcohol.

8. Muévete y estira

Y por último, otro de los grandes consejos para vuelos largos: ¡actívate! Si vuelas más de cuatro horas es muy importante que no te quedes todo el tiempo sentado. Conviene que camines cada 1-2 horas por los pasillos del avión, estires un poco las piernas y la espalda. Y no abuses de fármacos para dormir que no hayas usado con antelación y/o de las que desconozcas los efectos secundarios.

Si te ha gustado, te recomendamos: 10 consejos para vencer el miedo a volar