Si ha llegado ese momento en tu vida (o quieres anticiparlo) atento porque tenemos los mejores consejos para deshacer maletas sin pereza y con facilidad. Con franqueza, sabemos que se trata de un tedioso momento, pero te prometemos que se puede convertir en algo muy llevadero e incluso rápido si sabes cómo. ¡Aprende cómo deshacer tu equipaje y disfruta de tu viaje hasta el final!


.

1. ‘No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy’

Sí, todos hemos sentido esa horrible sensación de tener las maletas por medio de casa a medio deshacer. El desorden y la consciencia de que debemos hacerlo se convierte en un ‘come-come’ insoportable que hace de esta tarea una bolsa de nieve cada vez más y más grande. Así que, cambio de chip, si hay una regla por la que debe empezar este lista de consejos para deshacer tu maleta es la inmediatez. Deshaz tu maleta lo antes posible, te evitará dolores de cabeza y caos, y facilitará tu vuelta a la rutina.

2. El mejor punto de partida: una maleta bien hecha

Como lo lees, una maleta es más fácil de deshacer cuanto mejor hecha está. Un error muy común es preparar la maleta muy a conciencia antes de viajar (pues queremos que todo quepa, que nada llegue arrugado, evitar olvidos, etc.), y perder todo ese sabio criterio cuando toca regresar a casa. Cansados del viaje y con ganas de llegar, solemos hacer la maleta de vuelta ‘al tun tun’. Error. Cuando hagas la maleta de regreso piensa en lo que vendrá después. Utiliza el sistema que prefieras pero utilízalo, separa la ropa sucia en bolsas y evita traer todo aquello que sabes será innecesario. Te puedes interesar leer: Como hacer la maleta ordenada y optimizada.

3. Momento lavadora: orden y concierto

Ni todo ni nada. Ése sería el resumen del momento lavadora. Una de las mejores formas de ir dando salida a tu equipaje es organizarlo según los lavados. Importante: no todo debe acabar en la lavadora. Aquello que no has utilizado o que no has llegado a ensuciar, apártalo y cuélgalo para que se airee. Todo lo que debas lavar, sepáralo en bolsas o montones según color, delicados y no delicado. ¡Y al bombo!

4. Capítulo 2: el calzado

Cuando viajamos solemos llevar poco calzado, dado que ocupa mucho espacio. Es por eso que tendemos a darle mucho uso durante nuestras estancias. A tu regreso, ¡aprovecha para lavarlo! O incluso, para deshacerte de aquel que ya está demasiado gastado. Verás qué satisfacción.

5. Hora de hacer balance (de enseres)

Otro de los grandes consejos para deshacer maletas es sin duda el momento en que decides qué se queda y qué no. Ese bañador con la goma cedida, esas zapatillas sin suela, los guantes que se agujerearon… Antes de empezar a colocar las cosas en tu armario, asegúrate de qué quieres tener en él. Si los viajes son en muchas ocasiones un punto y aparte en nuestras vida, qué mejor forma de afrontar la nueva etapa que desprendiéndonos de lo innecesario.

6. Cuida a tu compañera, limpia tu maleta

Limpiar maletas quizá no sea (sobre todo después de tu viaje) la tarea más emocionante del mundo, pero piensa que la limpieza de maletas es la mejor forma de conservarlas y prepararlas para tu próximo viaje. Y que no cunda el pánico, es mucho más sencillo de lo que crees, sobre todo si sigues nuestros consejos para limpiar maletas de forma eficaz y según su material.

7. Y ahora, ¿qué hago con mi maleta?

Punto (importantísimo) y final en este listado de consejos para deshacer maletas: el momento de guardarla. Otro punto en el que no debe haber pereza. No dejes que pasen los días sin guardarlas en su sitio, por dos cuestiones: 1. El come-come seguirá en tu cabeza a pesar de estar vacía; 2. Cada vez que la veas recordarás que las vacaciones han terminado, ¡y no queremos eso! Guárdala y cada vez que pienses en ella será para imaginar tu próximo destino. Te puedes interesar leer: Consejos sobre cómo guardar maletas en casa.