Recogemos 8 grandes libros de viajes propuestos por El País, de ésos que te hacen soñar con destinos y aventuras por todo el mundo. De los que alimentan las almas viajeras y nos animan a planear nuestras próximas escapadas, porque ésas también llegarán.


.

1. Los trazos de la canción, Bruce Chatwin (Península) 

Los trazos de la canción es una oda a la vida nómada, una aventura real a través de los paisajes de Australia. Su autor, Bruce Chatwin, desvela a través de su experiencia no sólo la naturaleza de los aborígenes, sino la de los nómadas en general.

2. Salvaje, Cheryl Strayed (Roca Editorial)

Otro gran título entre los libros de viajes es Salvaje, la historia de los 1800 kilómetros que la joven autora anduvo en su recorrido a pie por la cordillera del Pacífico de los Estados Unidos. Un libro diferente y conmovedor que gustará a los amantes de la literatura y de las caminatas.

Colección maletas Gabol Travel.

.

3. El tao del viajero, Paul Theroux (Alfaguara) 

El tao del viajero es el libro perfecto para preparar nuestros propios viajes, para disfrutarlos, comprenderlos y recordarlos. «Deja tu casa. Ve solo. Viaja ligero. Lleva un mapa. Ve por tierra. Cruza a pie la frontera. Escribe un diario. Lee una novela sin relación con el lugar en el que estés. Evita usar el móvil. Haz algún amigo».

Su autor, el estadounidense Paul Theroux, recoge en este maravilloso libro lo mejor de su obra y los pasajes más memorables de aquellos autores que lo han formado como lector y viajero: Vladimir Nabokov, Samuel Johnson, Evelyn Waugh, Charles Dickens, Mark Twain, Ernest Hemingway, Graham Greene y DH Lawrence entre otros se dan cita en estas páginas.

.

4. El pez escorpión, Nicolas Bouvier (Altaïr, Colección Heterodoxos) 

De nuevo una historia en primera persona. Tras partir en 1953 de su Suiza natal y viajar por carretera a través de los Balcanes, Turquía, Irán y Pakistán hasta Kabul -recorrido que narró en la obra Los caminos del mundo-, el escritor Nicolas Bouvier pasó siete meses en Ceilán (la actual Sri Lanka) a la espera de unos permisos que le permitieran continuar su periplo. Allí, enfermo, escaso de dinero y a la espera de unos permisos para continuar su viaje, Bouvier sin apenas más contactos que sus vecinos y un manual de entomología, vive un descenso a los infiernos en el que llega a contar con el auxilio del Más Allá, que tardará varias décadas en dejar por escrito.

5. La máscara de África, V. S. Naipaul (Mondadori) 

«Para mis libros de viajes viajo alrededor de un tema. Y el tema de La máscara de África son las creencias africanas. Comienzo en Uganda, en el centro del continente, voy a Ghana y a Nigeria, a Costa de Marfil y a Gabón, y acabo en el extremo meridional del continente, en Suráfrica».  V. S. Naipaul indaga en las creencias de África en otro de los grandes libros de viajes, y afirma, «yo esperaba que las prácticas mágicas variaran significativamente en la gran extensión de África. Pero no fue así. En todas partes, los adivinos querían tirar los huesos para interpretar el futuro, y la idea de la energía, a la que se accedía mediante el sacrificio ritual de partes del cuerpo, era una constante».

6. En la Barrer, Gabi Martínez (Altaïr)

Tras su primer InterRaíl (te puede interesar leer: Así es la mochila para un InterRaíl), para conocer a los escritores Paul Bowles y Mohamed Chukri en Marruecos, Gabi Martínez no se ha bajado del vagón viajero. Su obra En la Barrera, reconstruye un viaje por la costa de Queensland, en el oeste de Australia. La narración nos habla de Australia, entre los arrecifes coralinos de la Gran Barrera y la construcción de una «realidad vinculada a los detalles» -como dice Haruki Murakami en la frase que abre el libro- de historias, conversaciones, paisajes y pinceladas.

7. El Nilo. Cartas de Egipto, Gustave Flaubert (Gadir)

Gustave Flaubert viajó nueve meses por Egipto en 1849, en compañía de su amigo el fotógrafo Máxime Du Camp, autor del primer retrato de la Esfinge. En su obra El Nilo habla de ese viaje con un tono más íntimo y desenfadado al habitual en sus novelas. Describe la grandeza de las ruinas, las costumbres de sus gentes, el esplendor del desierto…

8. Nadadores en el desierto, Ladislaus E. Almasy (Península) 

¿Sabias que el protagonista de El paciente inglés existió realmente? Se trata del pionero del automóvil, piloto y aventurero aristócrata de origen austrohúngaro, Ladislaus E. Almásy. Nadadores en el desierto es una recopilación de los capítulos centrales de la obra Sáhara desconocido, escrita por el propio Almásy, en la que narra sus aventuras y hallazgos más sobresalientes: entre otros, la azarosa búsqueda del mítico oasis perdido de Zarzura y el sensacional descubrimiento, en una de las zonas desérticas más inaccesibles del planeta, de las bellísimas pinturas rupestres.

.