Volver al trabajo después de las vacaciones cuesta, pero no es imposible lograrlo con optimismo. La vuelta a la rutina es un momento clave para comenzar con buen pie el curso y sacar el máximo partido a tus posibilidades. Para ello, debemos mantener el buen ánimo en la rutina laboral. ¿Cómo? Después de unas merecidas vacaciones, lo ideal es convertir la energía positiva que hemos  generado durante el periodo vacacional, en motivación laboral. ¡Aquí van 8 consejos para ayudarte a conseguirlo con organización y buenos hábitos!


.

1. Toma una semana de adaptación. Reserva unos días antes de tu vuelta al trabajo para disminuir tus niveles de estrés, evitar las prisas del último momento y organizar tus tareas pendientes para abordar el trabajo con la mejor disposición y actitud posible.

2. ¡Equípate! Una buena forma para motivarte a la hora de afrontar la vuelta al trabajo es equiparte con nuevo material para tu trabajo. En Gabol tenemos una amplia oferta de productos business perfectos para adaptarse a tu día a día laboral y hacértelo todo más fácil. Mochilas, portafolios, reporteros, fundas de portátil, etc., complementos ideales para volver al trabajo con la mejor disposición y darte una inyección de energía.


.3. Fuera pensamientos negativos y ¡actívate! Es fundamental volver al trabajo con buen humor y actitud, y una de las mejores formas para conseguirlo es tomarte un tiempo al día para relajarte y desconectar, y hacer algo de ejercicio que te ayude a cargar pilas y liberar estrés.

4.  Retoma el control de tu trabajo. Durante tu ausencia tal vez hayan cambiado cosas, se hayan tomado decisiones, repartido las tareas, etc., pero no te cargues de un exceso de responsabilidad y toma tu tiempo para ir retomando tus tareas con tranquilidad.

5. Agrupa el trabajo. Una buena estrategia para retomar el trabajo es agrupar tus tareas pendientes por similitud, así al realizar una podrás avanzar con otras desde una perspectiva de conjunto.

6. El trabajo es trabajo y se queda ahí. Disfruta de tu tiempo libre, no te lleves el trabajo a casa pues caerás en un bucle peligroso de saturación que te conducirá a un momento de estrés máximo. Lo mejor es separar tu vida laboral de tu vida personal, ahora y durante el resto del año (pero si cabe más ahora) para rendir al máximo en tu trabajo y disfrutar plenamente de tu vida personal.

7. Planifica el curso. De manera personal o en equipo con tus compañeros, organiza el curso con paciencia y saber hacer. Aprovecha el parón de las vacaciones, las energías renovadas y el inicio de la rueda para planificar el trabajo de la forma más pertinente, eficaz y conveniente. ¡Verás qué placer te da tener todo bien preparado!

8. Y lo más importante: descansa. Respeta al máximo tus horas de sueño y sigue una alimentación equilibrada. Durante las vacaciones nuestros hábitos cambian y el cuerpo tiende a desequilibrarse. La alimentación y el descanso son dos de nuestros grandes reguladores, al volver al trabajo retoma los buenos hábitos y siente su efecto beneficioso de inmediato.

.


Imagen de portada: cartera Gabol Business.