Organizar un viaje por tu cuenta es una práctica cada vez más común que, bien ejecutada, puede ser además de muy exitosa realmente divertida. Para organizar tu viaje a la perfección y disfrutar del proceso, es fundamental disponer de una buena guía, por eso en Gabol queremos darte 10 pasos clave para organizar tu viaje ideal, sea cual sea tu destino o forma de viajar. Presupuesto, documentación, desplazamientos, moneda, maleta… ¡Toma nota y comienza a planificar tus vacaciones ya mismo! 


.

1. Fija un presupuesto

Lo primero cuando decides hacer un viaje es saber con qué presupuesto cuentas. Esto te ayudará a marcarte un máximo de gasto, controlando así el consumo total, y te orientará en tu búsqueda de destinos, ya que en gran medida éstos vendrán dados según el dinero que puedas gastarte. Piensa que hay opciones para todo tipo de presupuestos, desde los más altos hasta los más ajustados, y ante todo NO te resignes a no viajar por considerar que dispones de un presupuesto bajo, pues hay infinidad de opciones para viajar a precios muy asequibles, lee nuestro artículo sobre ‘20 webs para viajar barato este verano‘ y ¡verás cuántas!

2. Elige un destino

El segundo paso, una vez fijado el presupuesto, es decidir el destino. Hay muchísimas fuentes de inspiración para elegir tu destino ideal, algunas son fuentes especializadas como nuestra guía de viajes, o como tantas otras webs, blogs, foros, revistas, libros o guías, que dedican su espacio a hablar de destinos y sugerir multitud de opciones. Otras fuentes de inspiración pueden ser muy diversas: una película, una pintura, una comida, un recuerdo, una canción, un verso, la recomendación de un amigo, una entrevista, un documental… ¡Y todas son igual de válidas e interesantes! Lo más importante es que elijas el destino que realmente desees visitar sólo o junto a quienes vayan contigo.

3. Escoge tu medio de transporte 

Cuando ya sepas dónde vas, será necesario un tercer paso: elegir el transporte, una decisión supeditada al destino, a tus necesidades (equipaje, movilidad en el destino, comodidad, accesibilidad desde tu lugar de origen…) y a tu presupuesto. Avión, tren, coche, barco, una ruta en bici, etc. Tal vez tu destino exija un transporte concreto o quizá tienes muy claro cuál prefieres, pero te recomendamos que tanto si lo sabes seguro como si tienes dudas, consultes webs o apps especializadas que te ofrezcan diferentes combinaciones, horarios, precios, etc, y escojas la opción que más te interese en función de tus preferencias y/o necesidades.

4. Prepara tu documentación 

Un aspecto administrativo fundamental cuando organizas un viaje es la documentación. Si viajas al extranjero, presta mucha atención a las condiciones que exija el país que vas a visitar. Pasaporte, visado, seguro de viajes (hay destinos que lo exigen), etc. Y ante cualquier duda sobre la documentación en la organización de tu viaje, ponte en contacto con el consulado de tu país de destino.

5. Todo sobre el destino

Ahora comienza la mejor parte de organizar tu viaje: saber más sobre el destino y escoger los sitios que te apetezca visitar. Lee, bucea, indaga, pregunta y sobre todo disfruta recogiendo toda la información que sea de tu interés, y trata de hacerlo de un modo personal, es decir no sólo elijas aquellos lugares recomendados para el gran público, selecciona aquéllos que creas que van con tu forma de ser, tus intereses, tus preferencias o tus inquietudes, y ¡sácale el máximo jugo a tu destino! Ya sabes que, como decíamos en el punto nº2, las fuentes pueden ser muchísimas, hay multitud de guías de viaje y fuentes de información sobre destinos que te servirán. Busca en ellas, en las más tradicionales y populares, y en las más alternativas y variopintas; toma referentes; si tienes un hobby, una afición, una serie favorita, lo que sea, busca si hay algo en ese lugar que esté relacionado… En definitiva, compón tu viaje de la forma más personal que puedas, porque para eso lo organizas tú mismo. ¡Verás como lo disfrutas el doble! Y no olvides que por mucho que te informes y tomes referencias, direcciones, etc., previas, una vez allí es fabuloso preguntar a los locales por las mejores direcciones (¡el consejo de un oriundo nunca falla!), y dejarse sorprender y descubrir lugares nuevos por ti mismo a los que volver o poder recomendar.

6. Planifica una ruta o itinerario 

Con tu destino y (casi) todos los lugares por visitar claros, toca elaborar un planning. En este punto hay diversidad de opiniones. Hay viajeros que adoran organizar su viaje con un exhaustivo itinerario desde primera hora hasta última, otros que improvisan al 100% y están los que optan por un término medio. Por supuesto, todas las opciones son igual de válidas, lo más importante es que escojas la que más se ajuste a tu forma de proceder, por eso es importante, si viajas acompañado, que todos tengáis una misma forma de funcionar, para no crear tensiones; sobre este tema te puede interesar leer ‘por qué viajar con amigos‘.

Sea cual sea tu forma de proceder, es conveniente elaborar por escrito un plan de viaje y tener un mapa. En el mapa en papel o en tu app , marca los lugares que quieres visitar para comenzar a familiarizarte con el espacio, y poder organizar la manera más óptima de abarcarlo todo. También, si tu viaje va a incluir diferentes ciudades o destinos, es muy importante que organices y plasmes por escrito todos los lugares por los que pasarás, qué días y durante cuánto tiempo. Trazar una ruta si vas a desplazarte por un país, diversas ciudades, zonas de montaña, islas, etc., será de vital importancia para el éxito de tu experiencia. Por eso, sea cual sea el tipo de viaje que realices, te recomendamos que como mínimo elabores por escrito una pequeña guía o ruta del mismo, y te hagas con un mapa; a partir de ahí, el cuán estricto o exhaustivo seas en la organización de tu itinerario sólo depende de ti.

7. Elige tu(s) hospedaje(s)

Con el planning en mano y el mapa bajo el brazo, comienza la elección del hospedaje. No obstante, este orden no siempre tiene por qué ser así. Es muy probable también que un viaje se organice teniendo como objetivo principal disfrutar de la estancia en un determinado hotel, o que un alojamiento por las características que sea (casa de amigos, un lugar económico, con unas vistas impresionantes, un camping determinado, fiesta, buena cocina…) determine o condiciones un cierto recorrido o ruta. Sea como sea, reservar tu(s) hospedajes(s) con cierta antelación es recomendable, sobre todo en temporada alta y si eres de los que prefiere viajar tranquilo y sin estrés. Si no, la opción de ir a la aventura es la tuya y tiene su punto… ¡Tú eliges! 😉

8. Organiza tus desplazamientos 

Tu ruta o itinerario va a determinar en gran medida este apartado. Si has decidido que quieres llevar tu viaje más o menos bien organizado y evitar (demasiadas) sorpresas o quebraderos de cabeza al llegar, es importante que te informes, tomes nota y reserves (si es necesario) tus métodos de transporte. Es especialmente importante si vas a organizar un viaje que incluya diversos destinos o ciudades, pues la movilidad en este caso es clave para su perfecto desarrollo. También es importante organizar tus desplazamientos si vas a visitar destinos muy extensos, difíciles de recorrer (sólo) andando como las grandes ciudad, o en el caso de que necesites un transporte desde el lugar al que llegas (aeropuerto, estación, puerto…) hasta tu hospedaje. Como en los apartados anterior, hay multitud de webs, apps y medios especializados donde puedes consultar los medios de transporte más efectivo y convenientes para tu viaje.

9. ¿Cambios de divisa?

Otro aspecto importante a tener en cuenta en viajes internacionales es el cambio de divisas. Así como la documentación, la moneda del país que visites es también una cuestión clave en la buena organización de tu viaje. Si viajas fuera de la eurozona debes consultar qué moneda funciona en tu país de destino, es conveniente que hagas una estima aproximada del dinero efectivo que necesitarás y acudas a tu banco a hacer el cambio de divisas. En muchos lugares podrás pagar con tarjeta, pagar en euros, sacar dinero del cajero (en este caso ten en cuenta el cargo por comisión, si no es tu banco) o hacer el cambio directamente allí, pero debes informarte bien antes, ya que también puede que visites zonas en las que ninguna de estas opciones esté disponible, y sólo puedas efectuar pagos en efectivo con la moneda local.

10. Planifica tu equipaje

Por último y no menos importante, planifica tu equipaje. Trata de ordenar lo que realmente te va a servir en función del tipo de destino, la duración del viaje, el clima, las actividades que vayas a realizar, el tiempo que vayas a pasar viajando, el tipo de transporte, equipaje de cabina o facturado, etc. Como consejos generales: escoge la maleta más adecuada para tu viaje (te puede interesar leer: ‘La maleta perfecta para 6 tipos de viaje’), trata de optimizar al máximo tu espacio, y lleva en un bolso o cartera toda la información, billetes, documentación, entradas, etc., que vayas a necesitar para el viaje.

Como recomendaciones varias: escoge prendas versátiles, recurre a los tamaños de viaje para la cosmética, no olvides el cepillo de dientes (te puede interesar leer: ‘Los cuatro objetos más olvidados al hacer la maleta‘), lleva calzado cómodo y una buena mochila o bolso; coge paraguas, gafas sol y protección solar (nunca se sabe); también una toalla de viaje, pañuelos y elementos del estilo que te saquen de un apuro; haz acopio de los medicamentos que necesites; lleva puesta una cazadora o chaqueta (aunque sea un destino caluroso); y hazte con una pastilla de jabón, un libro, revista, música o cualquier entretenimiento para las esperas, unas chanclas (para estar por la habitación o por si te toca ducharte en algún sitio poco fiable) y alguna muda de más por si se estropea. En definitiva, planifica tu equipaje con tiempo para ser lo más eficiente posible en tu elección y, sin exceso de bultos o peso, logres hacer frente a casi cualquier imprevisto durante tu estancia.

Organizar un viaje - Gabol

.

En portada mochila Stark de Gabol